Ventajas de comer pescado regularmente.

 

Si eres un amante del pescado, entonces debes saber que hay grandes motivos para que no dejes de consumirlo, por el contrario, sino para que aumentes su ingesta.

Y más ahora, donde comer pescado se ha vuelto tan sencillo como entrar a internet y hacer tu pedido en una pescaderia online. Así que presta atención a las ventajas que tiene este particular alimento.

Ventajas de incluir el pescado regularmente en tu dieta.

#1 Es de las mejores fuentes de proteína.

De hecho, se le suele comparar con la carne o los huevos, y si tienes niños pequeños es esencial que consuman proteínas a diario, ya que sus órganos y músculos están en pleno desarrollo y crecimiento.

#2 Previenen la obesidad.

Comer pescado previene la obesidad, tanto en adultos como en niños y jóvenes, esto se debe a que tienen una cantidad de grasas saludables muy altas.

Eso sí, no te descuides, porque la forma en que lo cocines determinará su aporte: no será lo mismo comerlo a la plancha que frito.

De hecho, el pescado blanco tiene muchísimas menos calorías que el pescado azul, pero éste tiene altos niveles de ácidos grasos omega 3. Y la grasa que tiene es de la buena, no de la dañina que estropeará tu corazón.

#3 Su digestión es muy fácil y rápida.

Resulta que el pescado tiene muy pocas proteínas fibrosas, además de poco colágeno, por lo menos en comparación a otras proteínas como la carne.

Lo que significa que es muy tierno y que se digerirá más rápido y fácil que un trozo de carne.

#4 Tu corazón.

Todos lo hemos escuchado alguna vez, el pescado cuida y protege tu corazón. Esto se debe a tus niveles bajos de grasa mala y a sus niveles elevados de ácidos grasos saludables y omega 3.

#5 El calcio.

Las sardinas o las anchoas ya sean frescas o enlatadas tienen tanta cantidad de calcio como si fuera un vaso de leche. Además, si eliges estos dos tipos de pescados sabrás que podrás comerlos enteros, con todo y espinas (siempre que estén bien cocinadas).

Eso sí, cuidado con dárselas a niños muy pequeños.

#6 Su preparación es muy flexible.

Sopas, fritos, en el horno, en ensaladas, en tortillas ¡y hasta en pizzas! El pescado puede ser preparado de tantas maneras que puede ser el principal del plato o un acompañante.

Lo cierto es que hay para todos los gustos.

Y hemos llegado al final ¿qué te ha parecido? ¿incluirás en tu día a día más pescado? Si es así ¡cuéntanos cómo te gusta comerlo!

fish-727222_640