Rutina de ejercicios para niños

Hacer ejercicios es muy divertido para los niños porque lo toman como juego. Por otra parte y además de que están cuidando su salud desde pequeños, sin saberlo, están regulando las emociones y adquiriendo energía, agilidad corporal y mental. Así que realizar una rutina de ejercicios para niños es imprescindible.

Así mismo, para los pequeños cualquier actividad que los mantenga activos, es sinónimo de hacer ejercicio, sobre todo, si hacerlo significa jugar. La hora del recreo es un momento ideal, al hacer gimnasia, al esconderse, jugando con una pelota o al montar bicicleta. Todo lo anterior es ya una rutina.

En los parques o sitios adecuados se observan personas ejercitándose, incluso mamás y papás, por lo que en su compañía los niños pueden iniciar alguna rutina que les lleve a tomar la iniciativa por un deporte específico más adelante. Igualmente, es importante saber que mientras más pequeños se inicien mejor.

 

Ventajas del ejercicio físico en los niños

Es bien sabido que una rutina de ejercicios es importante para toda persona y los niños no escapan de esta realidad ya que los ayuda optimizar su salud, como por ejemplo:

  • Tendrán músculos y huesos fuertes
  • Control de peso adecuado
  • Pocas posibilidades de contraer enfermedades causadas entre o otros por el sobrepeso y el sedentarismo como la diabetes tipo 2
  • Control en la tensión arterial y el colesterol
  • Actitud positiva ante la vida
  • Felicidad y tranquilidad

Los niños que cumplen una rutina de ejercicios duermen mejor, saben tomar decisiones, son asertivos en distintas áreas de su vida porque la actividad física a la vez, los ayuda a desarrolla la capacidad cerebral y esto lo demostrarán en su actitud ante la vida.

Elementos  a tomar en cuenta para estar en forma

  • Resistencia
  • Fuerza
  • Flexibilidad

 

Es importante animar a nuestros hijos para trabajar estos tres elementos a partir de actividades sencillas que les darán fortaleza, fuerza, flexibilidad, potencia, energía, paciencia, tolerancia, alegría y  condiciones para su desarrollo como seres humanos sanos y completos.

La resistencia se desarrolla cuando un niño participa en una rutina aeróbica, ello fortalece el corazón y mejora la capacidad del organismo para llevar oxígeno a  sus células. Nadar, correr, patinar o jugar futbol son algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos.

Para aumentar la fuerza, los niños pueden hacer flexiones, abdominales y ejercicios que tonifiquen y fortalezcan los músculos. También al luchar, trepar y hacer cuerda le proporciona resistencia.

Y si quieres aumentar su motivación, existen pulseras de actividad especialmente diseñadas para niños. Que recogen todo el movimiento que hacen a lo largo del día. Les encantará seguir en su pantalla sus progresos.

Así mismo, el estiramiento es importante; actividades fáciles como agacharse a amarrarse el zapato, estirarse a agarrar un objeto, ayudan a tener mayor flexibilidad.

Consejos de los especialistas

Realizar revisión pediátrica para ver en qué estado se encuentra el organismo es indispensable para comenzar una rutina de ejercicios, al igual que hacen los adultos. Tomar previsiones a nivel médico es fundamental.

Otra recomendación es poner límites a los niños y adolescentes sobre el tiempo que pasan en los diferentes medios que existen (TV, internet, teléfonos) y que los mantienen sedentarios.

De interés:

  • Ayude a su hijo a participar en actividades
  • Establezca horarios, creará disciplina en los chicos
  • Incorpore cosas sencillas a su vida cotidiana, como subir una escalera en vez de tomar el ascensor
  • Adapte a su vida los ejercicios y una dieta saludable, de esta manera será un ejemplo para el resto de la familia
  • Incorpore la diversión, de esta manera todo será más agradable
  • Manténganse activos y unidos como familia, realizando actividades en conjunto
  • Seamos felices, no cuesta mucho.

ejercicios niños