La compra de una scooter en estos tiempos

pieza-scooter.com foto 7

Si estas en estos momentos en la tesitura de que tu hija te ha pedido para Reyes una scooter quédate porque desde luego no eres la única. Somos muchos los padres que llegada al adolescencia tenemos que lidiar con ciertas cosas entre ellas la realidad de que nuestros hijos se hacen mayores y nos piden cosas típicas de su edad. La verdad que todos tememos que llegue este momento, todos temblando sabiendo que de un momento a otro nos va a llegar con la idea de querer una scooter, y claro ahora que la Navidad está a la vuelta de la esquina lo tienen más a huevo que nunca, y nos damos cuenta lo atrás que quedaron esos días en los que nos pedían una muñeca con carrito o la casa grande de los pin y pon. Es en este punto donde debemos ser más realistas que nunca y hacernos a la idea de que nuestro retoño ya es mayor y ha llegado la hora de tratarlo como tal, pero claro ahora se nos presenta una duda, ¿compramos la moto de segunda mano o nueva?

Hombre en primer lugar lo que debemos tener muy presente es nuestra propia economía,  no cuesta lo mismo una scooter nueva que de segunda mano, además al ser la primera igual debemos plantearnos si nos merece de verdad la pena invertir tanto dinero en ella. Ante todo debemos saber el uso que le va a dar, por ejemplo si la quiere para ir al instituto y hacer recados, o simplemente para un uso de paseo en cuyo caso déjame decirte que con una de segunda mano va más que apañado. Luego también el tiempo que la moto va a pasar en la calle porque el seguro  obligatorio aumenta el precio sí o sí, son muchos los factores a tener en cuenta antes de dar un paso tan importante. Nosotros si os sirve de ayuda hemos decido comprarla de segunda mano ya que no suele costar mucho y en el caso de tener que repararla siempre se puede echar mano de un sitio como pieza-scooter.com donde se pueden encontrar gran variedad de recambios usados de cualquier scooter en la que estéis interesados.

Los tiempos han cambiado y por suerte todavía hay chicos y chicas que quieren las mismas cosas que queríamos nosotros a su edad, en vez de las nuevas tecnologías que son la última moda.