El mundo de los desguaces

buscardesguaces

Al leer o escuchar la palabra “desguace” lo más común de imaginar son chapas viejas, esqueletos de coches, piezas por aquí y por allá. En realidad suelen ser sitios muy organizados, claro que ay excepciones, y funcionan bajo leyes que protegen tanto al establecimiento como a sus clientes.

En estas empresas se ofrecen desde piezas de recambio hasta partes de coches, pero nunca este entero, es decir, ya no puede ponerse a circular, puesto que para llegar a este lugar y pasar por sus procesos deben ser dados de baja ante la DGT.

En estos se pueden encontrar a la venta coches de segunda mano, que no han sido dados de baja, ni mucho menos han pasado por el proceso de desmantelamiento, pero han sido probados para asegurarse de su buen funcionamiento. Es aquí donde comienza el sufrimiento de muchos, que a veces se pueden ver un Roll Royce o hasta un bólido de F – 1 y no están a la venta porque serán para desguace y no se comercializan íntegros.

España está posicionada entre los primeros en el negocio de exportación de piezas usadas de automóviles, según la Asociación Española de Desguazadores y Reciclaje del Automóvil aquí existen alrededor de 600 desguaces, donde el precio que suelen pagar a un usuario al vender su coche es de aproximadamente 100 a 150 euros.

Todos ganan

Si se habla de ventajas, tanto para la empresa como para el usuario, las hay en gran medida. Reciclar y gestionar residuos genera ganancias al comerciante, esto a su vez a los trabajadores de la empresa que se sustentan de ella y al Estado que recibe los impuestos de las ganancias obtenidas.

Por su parte, el usuario o cliente puede adquirir el producto a precios considerablemente reducidos y en algunos casos son artículos que no han logrado encontrar por otros medios. También el medio ambiente sale beneficiado, el reutilizar tantas piezas permite disminuir los desechos, además de que hay algunos residuos que son peligrosos que son tratados debidamente al llevarse a los sitios que han sido destinados para ellos.

Considerar un desguace para reparar averías o dar de baja a su coche es más que una buena opción porque todos salen ganando. Si no conoce ninguno visite buscardesguaces.es, un directorio en línea con información de contactos de los establecimientos dedicados al recambio de todo tipo de piezas de segunda mano y otros servicios que suelen ofrecer.