Cuando una aventura en un 4×4 deja de ser divertida

desguaces4x4.net

¿A quien no le gusta salir de paseo? Creo que es una de las actividades que la mayoría define como placentera y es que el simple hecho de cambiar de ambiente, romper con la rutina, entusiasma a cualquiera. Pero qué tal si no es un simple paseo sino que se planifica toda una aventura, recorriendo lugares extraordinarios a bordo de camionetas 4×4, mejor aún no?

Basta con hacer una pequeña encuesta a los dueños de estos vehículos rústicos para concluir que más que placer, llevar a cabo esas rutas en medio de la naturaleza, sorteando obstáculos y dominando el terreno produce felicidad, placer, adrenalina, diversión, levanta el ego. Incluso hay estudios que indican que aquellas personas que hacen planes que implican algún reto tienen mejores expectativas que quienes asumen menos riesgos.

En función de lo anterior, no es de extrañar que con el tiempo la venta de 4×4 siga aumentando progresivamente. La experiencia contada por los protagonistas y los espectadores de las hazañas logradas por conductores de dichos vehículos contagian a otros que desean experimentar y hasta superar esas anécdotas. Muchos de estos osados choferes son admirados y algunos hasta considerados como personas que inspiran a otros.

No todos las aventuras terminan bien

A pesar del diseño meticuloso y avanzado que aplican los fabricantes de los todoterrenos, así como también de las estrictas pruebas a las cuales son sometidos los vehículos, en la práctica todas las aventuras no son superadas, y algunas dejan de ser divertidas para desencadenar incidentes, algunos incluso llegan a tener consecuencias trágicas.

Pero, será culta de las casas automotrices? Si bien uno que otro caso los vehículos traen defectos de fábrica, no se puede decir que se trate de un porcentaje significativo, además con las primeras revisiones exigidas durante el periodo de garantía, debería ser detectado cualquier irregularidad. Así pues, la mayoría de los casos de accidentes se deben a malas maniobras o a desperfectos mecánicos por mala praxis de los profesionales de la mecánica o problemas de repuestos.

Poder salir ileso de esas fabulosas experiencias con los todoterrenos implica diversas precauciones, entre ellas buen dominio del vehículo, conocimiento de técnicas para rustiquear, elección de talleres mecánicos especializados en 4×4 y adquisición de recambios confiables.

Con respecto a los repuestos, no necesariamente tienen que ser nuevos, pero si se opta por recambios usados se deben comprar enun desguace de 4×4 legal y que dé garantías de los mismos.