Crucero por el Danubio: el placer de viajar

Son muchas las personas que disfrutan viajando, son muchas las que se pasan el año esperando que lleguen las vacaciones para poder disfrutar del merecido descanso haciendo lo que realmente les gusta, viajando. Por supuesto hay un amplio repertorio de cosas que se pueden hacer, de lugares que visitar y por supuesto esto a gusto del consumidor. Una buena opción para visitar muchos lugares a la vez, son los crucero por el Danubio.

 

Son tantos los lugares que se pueden visitar, dentro y fuera de nuestra fronteras, en ocasiones no es necesario tener que irnos muy lejos para poder disfrutar de las mejores vistas, los mejores lugares, deliciosos manjares… pero lo que realmente pide el cuerpo es cruzar el charco, salir a recorre el mundo, viajes de los que no se olvidan, Nueva York, China, Australia, Canadá, Viena… Coger un avión en España y tras unas horas estar en una maravillosa playa de la Republica Dominicana, de Brasil, de Colombia… lugares los hay a cientos, lo realmente complicado es elegir uno.

 

Sin embargo, como adelantamos antes, lo mejor hoy en día, uno de los mejores viajes que podemos hacer es un crucero fluvial Danubio. Una experiencia inolvidable sin duda alguna, una de las mejores experiencias de la vida. Imagina estar en un hotel con todo incluido, un hotel de lujo, con un restaurante envidiable, con unas habitaciones de lo mas espaciosas y con el extra de poder levantarte cada día en una ciudad distinta, imagina que puedes estar hoy en España, mañana en Viena, al siguiente en Budapest, Belgrado, Praga… un hotel flotante con todo lo necesario para hacer de tu viaje una escapada perfecta. Por supuesto que se pueden ir a muchísimos sitios, por supuesto que volar es rápido y práctico pero que me dices de ver atardecer desde cubierta, de observar cómo se pone el sol tomando un coctel en tu camarote, que me dices de todo lo que te ofrece un gran barco,  un barco con todo lo que necesitas para pasar unas vacaciones perfectas, un barco con varios salones en los que por las noches haya un espectáculo, una orquesta, una actuación diferente, un barco con tienda, casino y piscina climatizada, un barco del que no te querrás bajar.

 

Viajar es uno de los pocos placeres que nos podemos permitir la mitad de las personas, en ocasiones no nos llega para mucho y tenemos que conformarnos con coger el coche y bajar a la playa más cercana que hay desde nuestra ubicación, pero, si nos decantamos por un crucero por el Danubio, viviremos una experiencia que nunca olvidaremos.